Emprender,Estrategia,Management

La Palabra Más Positiva es: "NO"

11 junio, 2014
Compartir

Gonzalo Alonso

Desde hace muchos años traigo un idilio amoroso con la palabra no; es mágica, abre puertas y hace sueños realidad.

En mi mundo provocar una negación es lo que inicia toda buena negociación (verso sin esfuerzo); el estira y afloje no arranca oficialmente hasta que la persona frente a mi, de una forma u otra dice:

–  No 

Eso dispara todas las acciones.

La cosa está en que culturalmente, y desde hace muchas generaciones, en nuestra región esta palabra es relacionada con el fracaso, la pérdida, la falta e inclusive el dolor. Específicamente en el país que nací (México), decir no en un ambiente profesional puede llegar a ser muy mal visto.

“No” tiene dos vías, hay que saber decirlo pero igual de importante es saber escucharlo. Y para dominar el envío y la recepción hay que practicarlo como todo buen arte. Esto suena más fácil de lo que realmente es, a veces encontrar la oportunidad para escuchar una buena negativa es complicadísimo.

Y claro hay muchas oportunidades diariamente más para repartir un contundente: “ni madres”, pero  acá es donde nos traiciona nuestro ADN y en vez de aprovechar estos espacios de práctica, decidimos no tomarlos.

Saber decir que no a una meta irreal, está muy bien. Ser la persona en una organización levantando la mano con una negativa justificada y constructiva, agrega muchísimo tanto profesional como en primera persona.

Otro buen ejercicio a realizar, es “medir” nuestra balanza de positivas contra negativas… es muy probable que si me encuentro diciendo muchas más veces una que la otra, ya hay algo mal. Habría que hacer análisis más profundo de porque estamos siendo sobre complacientes, o por el contrario, simplemente apático.

Desde mi punto de vista, un bloque de educación primordial para este mundo embebido en La Revolución Horizontal, es transmitir el poder de saber usar el positivismo del NO en nuestras vidas.

No vale quejarse por algo que debíamos haber negado, y luego aceptamos con una conciencia ligera. Una vez aceptado el reto,  lo esperado es entregar resultados. A la vez, la tolerancia y paciencia para escuchar negativas es de vital importancia para esta sociedad, que por capacidad, velocidad e  información, ya resulta ser intolerante.

Etiquetas

Deja un comentario