Transformación Digital

El factor humano: el más importante en la Transformación Digital

23 octubre, 2017
El Factor humano de la Transformación Digital

La Ola Digital nos ha traído muchas cosas buenas, sin embargo, también han llegado algunos mitos indeseables con ella.

Una de ellas es que la Tecnología es lo único que necesitamos para mejorar la optimización y las operaciones de nuestro negocio; y las personas serán prescindibles en nuestra operación.

Este mito es consecuencia de ideologías preconcebidas y erróneas acerca de la Transformación Digital y no de las necesidades para lograrla de manera adecuada.

En realidad, el factor humano (las personas, nuestra gente), es el más importante cuando estamos planeando nuestro proceso de Transformación Digital, ya que de ellos depende en gran medida el éxito de nuestro plan.

Nuestra gente será la que adopte y moldee nuestro proceso de Transformación Digital, y qué tan suave o traumático pueda ser este evento para nuestra empresa dependerá de ellos y de la previsión que tomamos al formar nuestro equipo.

Es importante que nuestros colaboradores tengan un entendimiento claro de que lo que viene por delante es fundamental, evitar ansiedades ante lo desconocido o resistencia a un proceso que en esta época es inevitable: transformarnos digitalmente.

Para ello, debemos asegurarnos que nuestro equipo sea bien versado en los siguientes conceptos:

Estrategia

Deben conocer y entender bien el negocio y todo su trasfondo. Sus necesidades, entender el mercado total y ver hacia qué dirección avanza, con el fin de tener realmente un conjunto global de consideraciones a la hora de hacerlos partícipes de nuestra estrategia de Transformación Digital.

El valor de la Data

Sin Data no somos nada, sin información sólo tenemos opiniones sin fundamento dentro del montón. Cuanto más sabemos, mejor estaremos situados para tener conversaciones detalladas y bien informadas, por lo que debemos imbuir en nuestro equipo el amor por los datos y la manera en que estos nos cuentan la historia de nuestro negocio y el mercado.

Creatividad

No importa qué tan buena sea una tecnología, la intuición, creatividad y experiencia humana siempre serán un factor importantísimo en nuestra estrategia de Transformación Digital; debemos impulsarlas entre nuestro equipo de colaboradores y encontrar un ambiente ideal para aprovecharlas.

Al final del día se trata de hacer que la tecnología y la Transformación Digital se adapte a la humanización de nuestra empresa; no al revés. De esta manera, alcanzaremos un proceso exitoso.   


 

¿Quieres que tu empresa conozca más acerca del factor humano, el valor de la Big Data o las posibilidades que nos da la tecnología? Te invitamos a contratar una conferencia de Gonzalo Alonso. Haz clic en la imagen

Solicita a Gonzalo Alonso para una conferencia en tu empresa.

Estrategia,Innovación,Management

4 Claves para Innovar Constantemente

18 junio, 2014

gonzalo innovation

Una de esas palabras que nos encanta cachondear desmedidamente es: Innovación. El abuso ha llegado solo a niveles sufridos por términos como gurú, karma, viral y claro, la favorita del momento: social.

Gracias a un muy buen amigo y compañero de trabajo, Don Gustavo Muñoz, hace poco redefiní mi concepto de innovación. Si se toma en cuenta al usuario final como aquel juez superior de nuestro producto o servicio, de ahora en adelante me gustaría describir innovación como:

“Toda mejora que como consecuencia de su implementación, traiga un mayor ROI al usuario en la realización exitosa de su tarea final, como fruto de su atención y  tiempo.”

De modo que si estamos hablando de Experiencia de Usuario (UX), la innovación se enfoca en la simplificación de tareas, optimización de espacios y mejora en porcentaje de tareas iniciadas exitosas.  Una vez implementado esto, y comprobando una mejora en el retorno de inversión del usuario (inversión definida cómo el esfuerzo y concentración del usuario en las tareas), entonces y solo entonces, se puede hablar de una innovación.

Según mi definición, claro.

Una pregunta que me hacen con frecuencia es:

– “¿pero cómo asegurarse de tener una organización que está innovando?”

Que sirvan las cuatro claves a continuación como un primer paso para intentar contestar esta pregunta:

  • Oferta: tener foco en sacar constantemente nuevas ofertas dentro de nuestro portafolio actual de productos y servicios. La forma de medir esta acción es a través de asignar porcentajes de ganancias a estas innovaciones. El ejemplo sería Intel, qué si bien es famoso por sus microprocesadores en computadores, un porcentaje importante del negocio proviene de componentes en muchas otras plataformas y productos.
  • Proceso: la innovación necesita estructura y cause, esto solo se da si quitamos el factor aleatorio y metemos gestión. La forma de hacer efectivo esto y medirlo es a través de los incentivos a los empleados de la organización, y su alcance de los mismos. Durante una época el P&G decidió adoptar una política de innovación abierta, invitando a proveedores y socios de negocios a ser parte del proceso de creación de marcas, productos y servicios; para lograr esto incentivó a empleados a través de su compensación para buscar dichas alianzas y colaboraciones.
  • Ambiente: mi abuelo solía decir que para ser decente no solo había que serlo, sino también parecerlo. Para ir al punto, para ser Google hay que tener ese ambiente volcado en todos los sentidos a innovar.
  • Gente: en cualquier caso la innovación (aún), proviene de seres humanos, de modo que sí es factor determinante el tipo de personas que se contratan y el porqué se contratan con esas características. Microsoft es un perfecto ejército Espartano con un culto y sobre protección a sus productos y servicios como jamás he visto en otra organización, y ese fenómeno lo producen sus empleados.

Así que haciendo un breve análisis en estos cuatro factores podrán tener una idea preliminar de dónde hay que empezar a trabajar y por qué.

Al final del día, no hay una sola bala de plata que mata al hombre lobo; solo una sólida estrategia holística, lidereada por la gente correcta, en un alto modo de colaboración y trabajo en equipo darán como resultado innovación sostenida y sustentable.

La innovación se ve en resultados de satisfacción de cliente y crecimiento en negocio, sin estos dos no hay lugar a una cultura evolutiva de las que ahora denominamos 3.0.