Cambio,Emprender,Estrategia,Futuro,Liderazgo,Notas generales

Abrir las piernas para recibir una patada, ahí.

11 julio, 2014

kick in the nuts

 

Una de las trampas más fáciles a ser presa en cualquier organización, pero sobre todo en los ambientes corporativos, es el antiguo maleficio de caer en la situación donde se nos pide reportar a dos personas diferentes del mismo nivel. En otras palabras, se nos dice que debemos servir a dos amos.

Yo que soy un fanático de mis propios errores, caí en esta situación hace unos años y el tamaño del aprendizaje es solo equivalente a la dimensión del problema en que me vi envuelto en pocos meses. En serio, me metí al agujero de Alicia, siguiendo al conejo que iba a mil kilómetros por hora y sin pensarlo dos veces; mala idea.

La historia va más o menos así, la operación de Google MX ya estaba levantada y operando, de hecho llevaba ya algunos semestres no solo llegando a cuota, si no estableciendo récords de ventas en cada entrega a Mountain View…ahhh, aquellos días…

Al ver la situación bajo control y a un joven ejecutivo con ganas de comerse al mundo (o sea yo), mi jefa en ese momento me propuso un reto sin igual: “Quiero que abras el tercer hub de servicios en el Mundo para Google, sirviendo al idioma Español, y empieza por la recomendación de donde hacerlo”. Es decir, me propuso un sueño hecho realidad, toma el juguete más grande del mundo digital y hazlo más grande en la región que te vio nacer y crecer; imposible decir que no.

Sobra decir que acepté el reto sin casi pensarlo…no, sin pensarlo.

Por la premura de la situación comencé hacer planes, viajar a países en Latinoamérica, y al tomarse la decisión que el centro estaría en Buenos Aires, Argentina, comencé una dieta de quince días en México, por quince en la Argentina. En el acelere loco de todo esto olvidé un pequeño detalle, había que contratar a alguien tiempo completo para manejar México; caí en uno de los engaños del mundo profesional más viejos, pensar que podía servir con el mismo nivel de liderazgo a dos operaciones de semejante tamaño.

Se pueden imaginar sin ningún problema lo que ocurrió a continuación. México empezó a sufrir problemas de liderazgo que se veían manifestadas en una caída natural del negocio, pero peor aún, el desánimo de la gente al perder un líder y además en un momento tan importante. Por el otro lado, en Argentina ocurría algo similar, el tamaño y complejidad de la operación volvían imperioso el que yo me pasara  a estar tiempo completo en ese país.

¿Cómo resolví esta situación?, no la resolví.

La lección es muy importante y por eso la quiero ilustrar de forma muy gráfica: dejé una pierna en México, puse la segunda en Argentina y el mundo corporativo me dio una patada en los testículos sin recato alguno.

En otras palabras: no tomen una responsabilidad nueva (de ese tamaño de importancia), sin antes haber cerrado el ciclo actual. Por más que urja, por más importante que sea… cuando menos deberían de estar planeando arreglar lo actual de manera paralela, antes de lo nuevo que piensan abordar.

Eviten a toda costa servir dos amos, tanto en la vida profesional como en la personal, al final del día están dejando en descubierto una parte estratégica y delicada, que solo dará a lugar en el futuro cercano a una buena patada en donde más duele.

Academia,Educación,ISDI,Life,Revolución Horizontal

Sin academia no hay éxito digital

30 junio, 2014

LOGO ISDI

Este fin de semana terminé de impartir el módulo 15 de Migración Digital a las primeras dos generaciones del ISDI MX en su programa de maestría MIB (Master on Internet Business). Con este módulo se cierran casi 12 meses de trabajo de la institución,  coordinadores, profesores, staff, alumnos y todos los que participaron para que estas dos primeras generaciones salgan con lo que considero es un excelente programa académico, si no el mejor en México y España (el país donde se originó).

La población de alumnos de estas generaciones fueron ricas en diversidad: edad (de 30 a 60 aprox.), experiencia en múltiples verticales, trabajo, nacionalidad… en fin, un caldo de cultivo adecuado para sembrar conocimiento y esperar a ver lo que crecerá después. También debo señalar que mis compañeros coordinadores y profesores son de lo más  importante como diferenciador en este curso, líderes absolutos de la industria que en verdad saben de lo que hablan; compartir cátedra con todos ellos ya es un reconocimiento para mí (primera persona).

Especialmente me gustó mucho la mezcla entre emprendedores y empleados que hubo dentro de estos primeros grupos; y es de notarse que aún aquellos trabajando en empresas en carácter de asalariados, mostraron mucho entendimiento y apertura con el concepto de innovar siendo “Intrapreneurs”. Muy alentador ver talento buscando crecer a través de academia y estructura, en verdad sin esto no tendremos el talento que tanto necesitamos en mercados como México, Colombia, Panamá y Perú (por solo nombrar algunos).

Y es que en Latinoamérica necesitamos más de estos esfuerzos para atraer, desarrollar y educar el talento que en esta Revolución Horizontal es esencial para competir y proveer el valor que los mercados, sus clientes y consumidores necesitan; y lo necesitan ya. Es una realidad que en términos de estructura y cultura (en general) de Internet, México va retrasado en comparación de países como Argentina, pero aún la nación más desarrollada de la región (Brasil) se encuentra con por lo menos un par de años de retraso contra Estados Unidos o Canadá.

La brecha digital no está solamente en aquellos que no han alcanzado de forma cotidiana los beneficios de Internet y la era digital (analfabetas digitales), lo peor de este gap tecnológico está en aquellos que ya con acceso a estás tecnologías, deciden seguir obedeciendo las reglas de un tiempo pasado. Pero es por esto precisamente que felicito a los alumnos graduados del MIB, sabiendo que necesitan de este conocimiento para aportar valor usando herramientas para migrar a lo digital, han invertido tiempo y recursos para capacitarse y transformar su persona y el ambiente que los rodea.

Esto es un win-win para todos.

Felicidades Daniel Cervantes, Daría Negrete de Orozco, Diana Vuillomenet, coordinares y profesores… pero sobretodo a las generaciones 1 y 2 del MIB en el ISDI MX. Todos me han inspirado para seguir aprendiendo e invirtiendo en un mejor futuro Horizontal.

Que experiencia tan profunda, gracias por enseñarme tanto y dejarme tratar de sembrar un poco de valor en el futuro de los líderes digitales de nuestro país, región e idioma.