Notas generales

6 Tecnologías emergentes en la educación

24 octubre, 2017
Educación_digital

“Educar no es adquirir competencias, transmitir conocimientos ni escolarizar pensamientos”: Marina Garcés

El constante avance de la tecnología ha traído cambios drásticos en nuestra vida, especialmente en la manera en la que nos relacionamos.

Jamás nos hubiéramos imaginado poder transmitir un video de lo que hacemos en tiempo real con nuestros celulares o tomar una clase presencial desde otro país, la inmediatez en la comunicación ha sido posible gracias a redes sociales y otras apps que nos permiten interactuar con cualquier persona alrededor del mundo, o aprender un idioma o buscar acerca de cualquier tema y aprender de la manera que se nos facilite.

A través de tutoriales, videos, audios, juegos, el internet y otras herramientas nos han abierto la puerta a explorar nuevos horizontes digitales.

La tecnología como el aliado perfecto para el cambio educativo

Y aunque el cambio es más lento de lo que nos gustaría en el tema de educación, las metodologías utilizadas deben renovarse e integrar a las nuevas tecnologías como palanca de transformación educativa, aunque su impacto ha sido mucho menor de lo que se esperaba inicialmente, las nuevas tecnologías han fortalecido los enfoques tradicionales de la enseñanza.

A continuación te presentamos 6 tecnologías emergentes que están cambiando los rumbos de la educación.

Cambio,Emprender,Estrategia,Futuro,Innovación,Liderazgo,Management,Revolución Horizontal,Tendencias

Todos jugamos en la misma cancha

19 septiembre, 2014

cancha de motivación y liderazgo gonzalo alonso

 

Todos jugamos en la misma cancha.

Tres elementos en los últimos 10 años han cambiado las reglas del juego en lo que a tecnología se refiere: conectividad, costo de almacenamiento y la capacidad para alimentar de energía a nuestros portátiles.

Da cajas metálicas a almacenamiento en “la nube”

Recuerdo al Dr. Vinton Cerf con copa de buen Priorat en mano platicando con Alberto Arébalos y conmigo, la historia relataba a un ya grande pero joven científico tratando de justificar a su esposa la compra por 1 TB de almacenaje en la módica cantidad de $25,000USD (tarde en los 80’s). Cerf, quién es la imagen viviente de Papá Pitufo o Papá Noel, desesperado pretendía convencer a su mujer de que el haber adquirido una caja metálica de 100 kg. había sido buena compra e incluso necesaria para su trabajo, por supuesto nunca lo logró. Ahora imaginen la cara de su mujer, cuando solo dos décadas después se dio cuenta que se consigue el mismo armatoste aquel por solo un par de cientos de Dólares en cualquier tienda de electrónica.

Este es solo uno de los tres factores que han hecho que una pequeña PYME como #ClowderTank, pueda competir al mismo nivel de profesionalismo, tecnología y resultados que cualquier otra compañía del mundo. La realidad es que contando con el elemento humano adecuado, hoy la tecnología nos permite estar a la altura de cualquiera, para que nuestros clientes puedan obtener planes, estrategia y resultados que tan solo hace unos años hubiera sido físicamente imposible ofrecérselos.

La famosa “nube” de la que hablamos ya todos los días, es posible gracias a la baja en costo de almacenamiento, hace 10 años compañías como Microsoft soñaban con poner suites de productividad como Office en servidores compartidos, para que los usuarios pudieran ingresar su información de forma segura y práctica. Esto no fue posible sino hasta tan solo unos años cuando el poder de computo fue físicamente alcanzable y los costos para su uso “masivo” accesibles.

El avance en la conectividad como factor para emprender

El segundo factor fundamental para “emparejar” el campo, ha sido la conectividad. Hasta hace menos de una década el Continente Americano entero era surtido de conectividad por únicamente dos nodos estratégicamente implementados en el fondo del océano. Hace seis años cuando un barco carguero dragaba mares sudamericanos se “llevó” el nodo de conexión rompiéndolo… medio continente quedó desconectado por horas. Nada que hacer hasta que el cable fuese físicamente reparado. Hoy, la situación no es sustancialmente mejor, pero sí que es diferente, no hay un solo nodo que por si solo desconecte a este de otros continentes (o de sí mismo); el incremento en conectividad y los diferentes jugadores que han invertido en infraestructura, permiten un acceso más democrático (física y financieramente) en todo el mundo pero, específicamente, afecta de forma positiva a nuestra región que por ser compartida con la potencia económica mundial disfruta de una medianamente sana conexión a Internet.

Una vez más, esto que tomamos hoy como algo que ya ha sido “dado”, hace tan solo pocos años era foco de preocupación y debate en esferas académicas, nuestra conectividad es plena (aunque no idónea) y nos permite surtir en tiempo real al mundo de los productos, servicios y marcas que hoy desde nuestros países llegan a consumidores en todas partes. Los jóvenes y no tan jóvenes universitarios y emprendedores de hoy aprovechan esto, ya que saben que su mercado potencial ya no está atado a geografía y así monetizan en donde haya demanda, sin importar de donde provenga la necesidad del consumo.

Vender recetas de cocina típica mexicana es mucho más rentable en Noruego que en Español, esto lo saben los jóvenes de la Universidad Anáhuac del Norte en la ciudad de México, y capitalizan diario en ello traduciendo deliciosos conjuros culinarios Mexicas para hambrientos Vikingos que ahora degustan Chiles en Nogada desde la comodidad de un invierno de 9 meses. El segundo factor que nos ha puesto a jugar a todos bajo las mismas reglas es la democratización de la conectividad en este planeta.

Energía y comunicación

El vector menos glamoroso de los tres es el de la producción de la energía portátil. Tener “pilas” para alimentar a nuestros portátiles (walkman, cd, celular, etc.) no es nuevo y parece ser algo común, pero en más de 100 años no hemos logrado superar la tecnología de litio, y esto significa que ningún ser humano tiene independencia eléctrica por más de 11 horas. La triste realidad es que no hay pila que me ayude a trabajar sin parar en un avión que sale de San Francisco con destino a Beijing, si no puedo conectarme a un productor fijo de electricidad; piensen en que si la evolución en rendimiento de energía portátil hubiese avanzado tan rápido con la industria de computo del software, bastaría con una cantidad de energía del tamaño del punto de final de esta oración para llegar a la Luna desde la Tierra y regresar.

Así es, aunque hay mucho que avanzar en el tema de energía portátil, la realidad es que un par de pilas “AA” de litio ya está al alcance de toda la población, y los más afortunados de nosotros, hasta podemos estar independientes de energía “a tierra” aunque sea por un máximo de once horas. Todos quisiésemos más, pero el desarrollo no parece presentar opciones radicalmente diferentes en el futuro cercano, por lo menos los precios si se han estabilizado y se ha logrado buena penetración para alcanzar un mundo más comunicado al instante.

Tres “reglas” que nos permiten emprender en la misma cancha que los grandes consorcios

Pero : ¿por qué debo yo como emprendedor entender esto?… fácil, el paradigma “David y Goliat” queda atrás desde un punto de vista de posibilidades. No hay emprendimiento (sin importar el tamaño) que no pueda ir tras el competidor más grande, con posibilidad real de salir victorioso.

El uso coloquial de “la nube”, la conectividad con la que gozamos en LATAM y el costo de almacenamiento actual, hacen factible que salgamos a competir con un mundo que lo que realmente necesita es seguir creciendo en base a la oferta tan diversa que ofrecemos los emprendedores en cualquier ecosistema.

Los buenos jugadores meten goles en cualquier campo, si las dimensiones de este y las reglas son las mismas para todos. Todos jugamos en la misma cancha.