Brands,Notas generales

Crea valor para tu marca viendo las marcas más valiosas

23 agosto, 2017
Captura de pantalla 2017-08-23 a las 6.20.36 p.m.

Si el sector Tech ya había conquistado el mercado de valores y el ámbito de la publicidad digital, ahora también tiene un estrangulamiento en otra medida: el valor de las marcas de consumo.

La gran escala y el alcance de las empresas de tecnología ha ayudado a sus valores de marca a dispararse en la última década.

De hecho, incluso la adición de Google y los números más recientes de Apple en conjunto da una cifra que compite con el PIB de Suecia, como lo podemos ver en esta infografía de Visual Capitalist.

top 100 brands valueVisual Capitalist

¿Cuál es el valor de la marca?

Estos datos sobre las marcas más valiosas provienen del informe BrandZ Top 100 Global Brands para 2017, que utiliza una metodología específica para cuantificar el valor financiero de diferentes marcas en todo el mundo.

En este caso, por “marca” nos referimos al activo intangible que existe en la mente de los consumidores, que suele ser una imagen forjada en el tiempo a través de la exposición a la marca, los anuncios, la publicidad y otros tipos de experiencias personales.

Mientras tanto, el “valor de la marca” es la cantidad de dólares que una marca contribuye al valor global de una corporación.

Medir este activo intangible revela una fuente adicional de valor para el accionista que de otro modo no existiría.

top 100 brands categoryVisual Capitalist

¿Qué tipos de empresas están construyendo las marcas más fuertes? Aquí podemos ver la lista Top 100 desglosada por categorías clave.  

El Dragón asciende

La cantidad de marcas chinas en el Top 100 aumenta rápidamente – en 2008, sólo cuatro hicieron la lista. Hoy en día, hay 12 marcas chinas en la lista, incluyendo nombres muy conocidos como Huawei, Alibaba y Ping An Insurance.

Otros tipos de marcas que tienen buena posición en la clasificación incluyen servicios financieros (23 de 100 marcas) y tecnología (23 de 100 marcas).

Conocer lo que engloba el valor de las marcas nos da oportunidades de comparar el camino que sigue nuestro negocio y tomar en cuenta pequeñas maneras de enfocar el valor que estas marcas ofrecen y encontrar maneras de impulsar el valor que nosotros ofrecemos.

En la Era Digital no compites contra el otro negocio de tu cuadra, compites contra todos los negocios del mundo.

Cambio,Emprender,Futuro,Liderazgo,Life

5 segundos de increíble valor para poder emprender

17 septiembre, 2014

pare emprender en latam necesitas increíble valor

Lo que más admiro de cualquier emprendedor son las agallas.

En lo personal, tengo más de 20 años de ser llamado valiente, simplemente porque me dio miedo correr. No me mal entiendan, no tengo ni un una sola queja acerca de la elecciones de mi carrera profesional: abrir nueve mercados en 1999 para MercadoLibre, lanzar el joint venture online más grande de LATAM (T1MSN, ahora ProdigyMSN) y abrir Google para Latinoamérica es mucho más de lo que este disléxico llegó a soñar en el más guajiro de sus morféicos viajes.

Pero la realidad es que para emprender se necesita mucho más que querer o incluso soñar… se requiere tener valor,  como decimos en México “güevos”, así, muchos.  Es requisito indispensable tener ese carácter capaz de plantarse enfrente del status quo y gritarle a la cara: “¡Esto no se queda así!”; tu carácter indomable de ser más grande que el corazón que deseaba tener aquel león en el camino de ladrillos dorados que lleva Oz.

Y es que emprender acá es “No Country for Old Men”, y más en nuestra amada Latinoamérica, donde dar de alta una empresa para pagar impuestos legalmente tarda entre uno y seis meses. Donde sin un contador, abogado, gestor, chalán, chichifo, secretaria y mensajero trabajando de sol a sol, sencillamente no se avanza para poder lograr la primera factura (ya no digamos la primera venta).

Culturalmente el ecosistema no lo hace fácil, ya lo hablaba en la Semana del Emprendedor 2014 con Martha DeBayle y el Secretario de Economía de mi país: parejas que recriminan el emprender en aras de la estabilidad; empresas que ven con ojo gacho en tu CV la experiencia de haber emprendido y no haberte convertido en Esteve Yobs; amigos que no dejan de bullearte por tu idea (con la que llevas meses o años). En mi región, Latinoamérica, ser empleado es lo digno y respetable, es lo que se espera de uno si es que el apellido no alcanza por alcurnia para aspirar traer algo más que no sea “laburar como burro”.

Así que todo mi respeto a todos aquellos que se atrincheraron atrás de ese deseo por no aceptar lo que se le ha sido dado al nacer, por cambiar las cartas que el crupié de la vida repartió y hacer lo mejor de se “mano de cartas”, sin importar lo que diga mamá, papá, el cura o mi “mejor amigo”. Kudos a todos aquellos que supieron reconocer que esa llama dentro de ustedes no se puede apagar, al revés, debe ser alimentada diario por nosotros mismos y todos los que nos rodean.

Ahora está más claro que nunca que nuestros países necesitan emprendedores, sin lugar a duda hemos probado por más de diez siglos que somos excelentes empleados, ejemplares impresionantes de cómo obedecer, ejecutar y crecer los sueños…de otros. El terreno en donde nos seguimos probando en el día a día ya no es esa tierra fértil que nos va asegurar la vejez, de hecho miremos los hechos: en sus mejores épocas Microsoft era César del mundo corporativo con un ejército de 80,000 nerds Espartanos; Google vino a quitarle el reinado con sólo la mitad de geeks (más hipiosos); pero ahora Facebook y sus 15,000 hipsters parece se llevarán la fiesta si todo sigue así.

La Tendencia Para Emprender en Latam

¿No se ve clara la tendencia?… las épocas de “echar montón” han pasado, este es un momento mucho más Jack Sparrow que Bill Gates; mucho más Marcos Galperín qué Carlos Slim; completamente OLX y nada de YPF. Más Ariel Arrieta y Damian Voltes, menos Citi; mi futuro para LATAM tiene arte coleccionado por Alec Oxenford gracias a su fundación (con dinero de sus emprendimientos), y no tiene nada que ver con aquellos fondos gubernamentales que siempre van a parar a los mismos artistas berretas…  más blogs para emprendedores hechos por emprendedores y menos espacios para periodistas que al no entender que ya pasó, siguen dando patadas de ahogado y confundiendo más a todos, sólo para poder vivir un poco más… como siempre han vivido.

Debemos de rendir culto a esta clase guerrillera, en el cual está fundado el futuro de innovación en la región Latinoamericana. Acá ya no vamos a crecer con PEMEX o programas de ayuda a la pobreza extrema (no importa que tan creativo sea el nombre)…tampoco con dinero de la fundación Melinda Gates, en estos países el verdadero crecimiento económico y cultural vendrá por este grupo de valientes y aguerridos personajes que decidieron tomar por abordaje hostil el continente en dónde les tocó nacer.

Yo confieso no haber entendido esto por muchos, muchos años. Confieso no haber tenido el valor de correr y sí, por eso muchos me han concedido hombría, inteligencia e incluso sabiduría… la verdad no sabía hacer otra cosa;  mis ojos no sabían ver en otros ese brillo, y miren que estoy rodeado de muchos de ellos: Daniel Marcos, Carlos Gibson, Lorena Pablos, Agustín Mier y Terán, Pablo Rovalo, Pablo Sánchez, Juan Carlos Lucas, Luis Fer Mtz Funes “Gawed“, Rafael Garate… nombres que a ustedes aún no les dicen mucho, pero verán lo que en un futuro lo que les evocará al escuchar de ellos.

Ahora, habiendo cruzado el umbral de emprendedor, solo espero recordar siempre que valor fue lo que faltó por más de tres décadas y nunca más puede fallar ese departamento si quiero ver completados mis sueños.

Menos Gonzalo Alonso, más #clowdertank y #bettercallbag.

44 años de vida me han enseñado que para emprender, lo único que realmente se necesita, son 5 segundos de increíble valor.

Cambio,Creatividad,Emprender,Estrategia,Liderazgo

Los publicistas no saben vender

24 julio, 2014

slave

 

¿Cuándo se les olvidó a los publicistas vender?, si, así, ¿cuándo se les olvidó como cerrar una buena venta?… lo digo porque tengo la fortuna de estar rodeado de personas que considero de lo más profesional en el mundo en lo que se refiere a desarrollar estrategias basadas en comunicación, pero cuando se encuentran frente a mi vendiéndose como profesionales, o peor aún, tratando de venderme un producto, sencillamente no pueden. Son incapaces de cerrar el deal… el experto en mover ventas se le ha olvidado el maravilloso arte de vender.

Yo como cliente, por supuesto que hubiera contratado a Don Draper sin pensarlo, es más le hubiera firmado el contrato no por sus servicios, sino para aprender como diablos le está haciendo para venderme todo: desde sus cigarros y como bebe,  hasta la campaña publicitaria que ya está de sobra decir, será creativamente lo que esperaba. Pero guys, esto último es un given, los publicistas deben hacer buena publicidad… y venderla diario a sus clientes al precio que le conviene a ambos, no solo al cliente.

Después de algunas semanas de volverme acercar mucho al ambiente publicitario, específicamente al de agencias (sin buscar ningún pleito), encuentro que en México hemos seguido creciendo el arte y talento de la publicidad, con creativos y profesionales en el servicio de lo mismo, y estos le pelean un León de Cannes a cualquier agencia o país. Pero frente a su cliente, a puerta cerrada y enfrentados a la realidad de que en toda venta hay una transacción, económica o no, lo que yo he encontrado es que no pueden pisar el tubo que lleva oxígeno al paciente y terminar con una negociación favorable para ambos, transmitiendo el valor funcional, tácito y por supuesto monetario.

Ahora entiendo más cosas, me queda claro porque las “igualas” del medio publicitario en LATAM, si bien cumplen las necesidades corporativas de algunas agencias de pago de nómina, operación y mandar de regreso a HQ el tributo necesario; la triste realidad es que el valor real de lo que ganan ha caído dramáticamente, y no porque sean mejores o peores, sencillamente porque llevan años sin vender a lo que realmente valen sus servicios. They all fall cheap… o porque no cobran suficiente, o por abusar del cliente… pero, en cualquiera de los casos, no hay una venta cerrada de calidad. Y por lo tanto no suficiente valor para postular crecimiento real y estratégico.

Claro, también habría que mencionar que al haber abandonado su vocación por hacer verdadera estrategia, dejaron ir un componente de valor que es lo que mejor se sigue cobrando: Ideas con IQ.

Eso muchachos, les va a tomar años recuperarlo, si lo hacen, probablemente sea la pérdida más grande de la industria entera.

Las grandes ideas siguen valiendo mucho dinero, sobre todo si vienen acompañadas de una buena estrategia, solo que hay que saberlas vender. Me parece que lo mas contra intuitivo de todo esto es que el “experto” en cerrar el negocio con mis clientes, es incapaz de cerrar un negocio conmigo que nos convenga a los dos, valga lo que valga.

Tengo una sencilla propuesta: creo nos ayudaría a todos, si mis compadres publicistas se capacitan un poco en value selling, strategy pricing, consulting delivery y lo más importante -se vuelven a creer que lo que hacen tiene un valor de tres ceros más de lo que cobran hoy- , perdón, de lo que saben cobrar hoy en día.

Back to basics, vender bien sigue siendo lo que mueve los negocios, sin importar que te dedicas a comercializar.  Hay que aprender a vender, aprender a vender bien.

Cambio,Educación,Emprender,Generaciones,Innovación,Liderazgo,Notas generales,Revolución Horizontal,Tendencias

Programados para no innovar

23 julio, 2014


dead insect

 

 

Al observar la capa de empleados a mi alrededor (y me incluyo),  me pregunto en simulacro de soliloquio: ¿Qué incentivos tiene uno de estos bichos en Latinoamérica para seguir queriendo innovar o emprender?; la respuesta a la que llego sin pasar GO y cobrar $200, es absolutamente ninguno.  De ahí, que la gran potencia  de emprendedores de Latinoamérica sea Argentina (tema de otro post), y todos esos emprendimientos sean LLC’s que le den una garantía legal más clara al emprendedor de lo que puede llegar a pasar… además de lo obvio.

De modo que las reglas del juego para contratar personas en esta región son muy similares a las de un matrimonio regido por el Distrito Federal de MXsi la cagas escogiendo te va a salir caro y será doloroso- . Condiciones que frecuentemente matan a un emprendimiento, que debe estar enfocado en completamente otros temas propios de la primera ola de crecimiento (o segunda), de una empresa sana y bien encaminada cumplir sus objetivos.

El método es perverso: te contrato y tengo tres meses para desvincularte al menor costo posible, si no lo hago en ese período tengo que amputarme el abrazo y cortarme una ceja para poder despedir al individuo, que dicho sea de paso, conoce estas condiciones a la perfección y en la gran mayoría de los casos las utiliza para sacar la mayor ventaja legal y económica posible. Esto es lo que está en el seno de nuestro proceso de emprender… linda limitación para armarme de valor y empezar mi propio negocio.

Es cierto que estas leyes fueron creadas en el espíritu de proteger a empleados que en potencia podrían ser abusados, pero la realidad es que esas reglas del juego aplican para un poco antes de la Revolución Industrial… no de La Revolución Horizontal. También es cierto que la población tejido social y condiciones son completamente otras.

Lo que nos queda es una pobre realidad jurídica, que perpetúa las relaciones de empleador/empleado y no produce en lo más mínimo un terreno fértil sobre el cual crezca un ecosistema de emprendedores más sano y robusto… con mucho más de dos IPO’S tecnológicos (sin demeritar ni un segundo a MELI y GLOB), que es lo único que nos representa como región en el verdadero escenario de finanzas Mundial. No jodan, somos 10 países claves, dos casos de éxito de ese calibre es una aprobación muy mala de resultados.

Lo que queda claro, es que el que emprende y sobrevive en nuestros países – “hasta corre el peligro de hacerse millonario”– como hubiera dicho mi abuelo. Yo quiero una LATAM mucho más llena de emprendedores que de empleados, veo el momento y la apertura, ¿será que ahora si nos animamos todos hacer el startup de nuestras vidas?

Empréndete.