Life

Cambio es en Primera Persona

16 junio, 2014
Compartir

 

Gonzalo Alonso  Google México Año 2005 / Peso140 Kgm.
Gonzalo Alonso
Google México
Año 2005 / Peso140 Kgm.

Lo recuerdo perfecto, viajando sin parar, pero eso sí en las mejores condiciones: viajero frecuente platino, asientos en Business y orgullos de ser uno de los pocos de esa raza extraña que se desliza por aeropuertos y aviones como si fueran su casa.

El orgullo de que se te reconozca desde el check-in, la indulgencia de las salas VIP, el ego a tope cuando eres el primero en pasar al avión- pobres de los demás no saben nada. Entrar al 767 y virar a la izquierda en vez de la derecha mientras uno se da auto palmadas de satisfacción en la espalda:

“…algo tuve que haber hecho muy bien para merecer esto” – me repetía en la cabeza como mantra Budista con un twist de not be evil y notas capitalistas.

Acomodo la de mano en MI compartimiento personalizado (¡eso de compartir es de clase ostión!), y al ver el asiento de piel 40% más grande de los que están en la parte de atrás del avión, decirme a mi mismo con absoluta e indiscreta sorpresa:

“Estas personas de las aerolíneas cada vez hacen los asientos más chicos, pero que ratas de callejón!”

La mente es una herramienta tan extraordinaria de supervivencia, que hacía su mejor esfuerzo por convencerme de que yo y mis 140 kilos estaban bien, solo así todo tenía sentido. El verdadero problema (me decía en intento de soliloquio) eran todos los otros: la inepta aerolínea que por su pobre administración, había tenido que reducir espacio de sus mejores asientos para ahorrar costos; los malvibrosos empleados del aeropuerto, que tienen una agenda secreta para hacernos mierda los viajes…pero en cualquier caso me encontraba frente a mi asiento diciéndome:

“Estos tipos cada vez los hacen más chicos” – como si cambiar el tamaño de asientos lo hiciese una aerolínea, así, al pedo.

Ahora lo veo en retrospectiva y ojalá mi mente hubiera contestado a mi monólogo pinche del tamaño del asiento diciéndome:

“No cabe tu cabus por estar obeso querido, nada externo tiene algo que ver…¡gordo!

La conclusión es obvia y hasta trillada, el cambio, el verdadero cambio empieza y termina en cada uno de nosotros. Mi compañero de trabajo, amigo de vida o pareja sentimental no van a cambiar; si deseo causar una diferencia empieza y acaba por mi.

Por supuesto el rol más común y fácil es el de la víctima, pero esta vida no da lugar a eso, nadie organiza juntas secretas monumentales en nuestra contra para que no quepamos en los asientos del avión… esas las coordinamos nosotros solos en la cabeza.

Bajar 60 kilos no es fácil pero pasar la vida cargando a otro Gonzalo…¡imposible!

14 comments

  1. ¡muy acertado! Un abrazo desde SLP Gonzalo y estoy seguro que te encuentras muy bien. ¡Saludos!

    Responder
  2. Sigo con atención a gente que me inspira, pero no hay nada más loable y admirable que la determinación de vencerse a uno mismo en una tarea inmensa -como comerse un mamut- y hacerlo con diligencia y dedicación.
    Me encanta seguirte y leerte Gonzalo, me sigues inspirando como el día que te conocí.
    Recibe este abrazo lleno de contentura y que alcances todas tus metas en la vida y sigas gozando de la mejor versión de ti mismo.

    Andrés

    Responder
    1. A mi también me inspiras Andrés!, invítame para aprender hacer reír a más!

      Responder
  3. Gonzo:

    En definitiva las personas que viajamos nos encontramos con “N” excusas para justificar el sobrepeso que nos cargamos, sin embargo he seguido de cerca tu trayectoria y ahora el cambio en el estilo de vida, quien lo hemos experimentado sabemos y nos damos cuenta que siempre estuvimos rodeados de pretextos para no poder llevar una alimentación sana.

    No me queda mas que felicitarte y animarte a que conserves el buen camino porque el que has decidido llevar la vida del buen Gonzo!!

    Saludos

    Alex

    Responder
  4. Woooow tienes razón Gonzalito Yo baje 20 kilos y no solo me quite un peso físico sino mental , pues como bien dices uno justifica con la ya solo hacen ropa tallas cero!!!y las reales las cambiaron…. Pero el único que toma control es uno mismo, por más que los que los que están a nuestro alrededor nos digan por amor o con respeto que nuestro aspecto a cambiado… Siempre queda en nosotros el darnos el tiempo para lo más importante nuestra salud… Felicidades porque aunque aún eres Gonzalo Alonso ahora eres uno que sabe que solo las metas que no se cumplen son las que uno decide …

    Responder
  5. Hola Gonzálo

    Comparto contigo ese forma de ver las cosas a tu favor cuando tienes sobrepeso. Siempre tenemos la excusa perfecta.

    Es bueno verte sano.

    Saludos cordiales

    Responder
  6. Tremendo testimonio amigo… cambiar de chip no es fácil para el común de los mortales, pero encontrarte en retrospectiva y ver quién fuiste y quién eres… debe darte una sensación de libertad total… pero a qué se lo atribuyes?

    Responder
  7. […] Gonzalo y el cambio personal […]

    Responder

Deja un comentario