Cambio,Liderazgo,Life

Matándonos

7 julio, 2014
Compartir

 

dreams

 

Dejar de soñar es fácil.

Se pierde entre las costumbres aburridas, las juntas maratónicas y los análisis caprichosos. Se nos escapa llenando formatos de PowerPoint, entendiendo fórmulas tablas de Excel  o invitando a las personas correctas a la reunión con el jefe, no vaya ser alguien se ofenda.

Dejamos de soñar cuando escogemos jugar el rol de la víctima convenciéndonos que “no hay salida”; cuando acordamos no acordar en una reunión porque “no vale la pena discutir” … cuando por omisión dejamos que pase lo que sencillamente no está bien, al decidir no invertir ni un gramo de energía en tratar de que el frente por lo menos entienda un punto de vista diferente.

El problema está que al privarnos del privilegio de aspirar a todo aquello que nos inspira, perdemos el rumbo, la inspiración y por lo tanto la pasión. Al decidir no acceder a aquello que principio tiene por fin inspirarnos a ser eso que queríamos a los 10 años ser, corremos el riesgo de olvidarnos de nosotros mismos y peor aún de lo demás.

Pero no nos equivoquemos, alejarnos de lo que siempre hemos querido es nuestra decisión, nadie nos obligó, algo dentro de nosotros accedió a lo que en ese momento parecía un camino más viable, fácil  o en el peor de los casos: “seguro”.

En un mundo en donde nada es seguro, es una mala estrategia abandonar lo que deseamos por un falso pretender que dejando la vida en manos de alguien más, estamos mejor y más cobijados que en nuestras propias manos. Y ojo , esto no tiene nada que ver con ser empleado o no, sino con aferrarnos a una virtual zona de confort en vez de perseguir lo que en el fondo de nuestro ser sabemos nos hará felices.

Dejar de soñar es fácil, lo difícil es cultivar el valor para mantenernos a la par de la grandeza de lo que todos aspirábamos a ser cuando éramos guerreros de la vida, cuando éramos chicos por fuera, pero verdaderos gigantes por dentro.

6 comments

  1. Buenos Días, que razón tienes y cuando lo lees de alguien que escribe tan claro es todavía más entendible y llegador. Gracias

    Responder
    1. Gracias a ti por leer, ojalá y te sirva, aplícalo hoy :)

      Responder
  2. Excelente Gonzalo. Muy bueno y gracias por compartir esto con todos.

    Responder
  3. Hay ocasiones en que uno deja a un lado su sueño porque las personas a su alrededor pueden estar haciéndolo una pesadilla, lo importante es recordar es porque lo dejamos y pensar solo en eso como una breve pausa y regresar.. Hoy después de leerte entendí muchas cosas y agradezco que me hicieras reflexionar Gozo

    Responder

Deja un comentario