La digitalización infantil: no es ponerlos frente a pantallas

La digitalización infantil pasa actualmente por el beneficio de los adultos en lugar de mejorar la experiencia de los niños.

Durante el día del niño del año pasado ya mencionábamos cómo los tiempos modernos están despojando a los niños del derecho a la privacidad digital, una vez más, debido a las decisiones de los adultos motivadas por su propio ego y culto al like.  

Ahora, pareciera que la digitalización infantil se trata de encontrar un sustituto de niñera en forma de pantalla.

Es cada vez más común ver a adultos que entregan dispositivos móviles a los niños para mantenerlos “quietos”.

Esto sin pensar en los resultados a largo plazo que estas prácticas pueden tener en el desarrollo de los niños.

Ante este panorama, la Organización Mundial de la Salud publicó hace unos días las recomendaciones para que los niños tengan un sano desarrollo, la clave es simple: jugar menos y estar sentados menos tiempo.

“Para crecer sanos, los niños menores de cinco años deben pasar menos tiempo sentados mirando pantallas o sujetos en carritos y asientos, dormir mejor y tener más tiempo para jugar activamente”, dice la OMS.

La Dra. Juana Willumsen, coordinadora de la OMS para la obesidad infantil y actividad física, menciona que debe promoverse la actividad física y los juegos entre los niños en lugar de impulsar el sedentarismo.

Cuáles son las recomendaciones para los niños pequeños

Inicié este post hablando de niños pequeños porque son los que más comúnmente vemos con pantallas en las manos para mantenerlos tranquilos.

Incluso en restaurantes o lugares con áreas para niños, los padres prefieren darles pantallas para mantenerlos quietos, con ellos, bajo una falsa sensación de digitalización infantil.

Sin embargo, además de que promueve el sedentarismo, esto no es recomendable porque los efectos adictivos de las pantallas pueden ser más fuertes en los más pequeños.

Pero no solo eso, The New York Times publicó recientemente que estudios científicos han encontrado que la exposición a pantallas por periodos prolongados aumenta nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Es decir, podríamos estar exponiendo a niños pequeños a niveles estrés innaturales para su edad.

Además, hace eco de otros estudios que mencionan que, dejar los teléfonos móviles interfieren con el sueño, creatividad y capacidad de pensamiento crítico y análitico de los usuarios.

Ante este panorama, la OMS delinea las siguientes recomendaciones de acuerdo a la edad de los niños…

Menores de un año

No se recomienda que pasen tiempo frente a pantallas. En su lugar, un cuidador puede leerles o contarle cuentos.

Deben estar físicamente activos durante distintas etapas del día, de distintas maneras.

De 1 a 4 años

Los niños de 1 año no deberían pasar tiempo frente a pantallas, mientras que a los 2 años, el tiempo máximo por día debería ser de una hora.

Ambos deben estar físicamente activos por lo menos 180 minutos durante el día.

Por dónde debería llegar la digitalización de la infancia

Esto no se trata de quitarle las pantallas o el acceso a los niños, sino de ayudarle a los padres a incorporarlos de manera que aumenten la calidad de la infancia.

En ClowderTank y CuentasOK hemos sido testigos de cómo el hijo de dos años de uno de nuestros colaboradores ha aprendido a contar y decir los colores en inglés gracias a los videos que ve en YouTube, pero también como sus padres buscan regular el tiempo que pasa frente a pantallas y cómo no la toman como una niñera.

La digitalización de la infancia debe ir por medios de facilitar el acceso debido a las facilidades y oportunidades de equidad que otorga ese acceso.

Equidad de oportunidades de aprendizaje, de información, de desarrollo, todo con objetivos más allá de “mantenerlo entretenido”.

¿Tú cómo has manejado la digitalización de la infancia de tus hijos?

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment